Edward de BonoEl premio Nobel de Física, Albert Einstein (1879-1955) afirmó que "no puede resolverse un problema pensando de la misma forma que cuando fue creado". De ahí que la crisis económica actual requiera que la sociedad en general y los empresarios en particular aprendan a pensar de una manera diferente para encontrar una solución eficaz y sostenible en el medio plazo.

Éste es el campo de investigación y divulgación del doctor Edward de Bono (Malta, 1933), prolífico escritor, psicólogo por la Universidad de Oxford y reconocido experto mundial en técnicas de pensamiento creativo e innovador, como los Seis sombreros para pensar y el Pensamiento lateral. Recientemente ha participado en la reunión anual de ex alumnos de EADA, donde aseguró que "el cambio climático no es la principal amenaza de la humanidad, sino la estrechez de nuestro pensamiento".

Pregunta. ¿Qué ha averiguado acerca del funcionamiento de la mente?

Respuesta. La mente humana es un instrumento complejo y muy poderoso. Si no se utiliza adecuadamente genera malestar, ineficacia y, en definitiva, resultados pésimos, tal como estamos viendo hoy en día. Se sabe que nuestro cerebro es experto en crear patrones de pensamientos rutinarios, casi mecánicos. Pero no es muy bueno cambiándolos. Por eso nos cuesta tanto gestionar las crisis, que son tan necesarias para introducir cambios y poder así evolucionar.

P. ¿Y por qué cuesta tanto cambiar?

R. Porque somos y pensamos tal y como nos han condicionado desde pequeños. Una vez conformado nuestro sistema de creencias y, por ende, nuestro concepto de identidad, empezamos a pensar y a percibir la realidad de forma estandarizada y subjetiva, limitando las infinitas posibilidades que cada instante ofrece. Independientemente de lo que nos suceda, si experimentamos malestar es que nuestra interpretación del hecho en sí es limitada y, por tanto, equivocada. La negatividad es un síntoma de falta de imaginación y creatividad. No sirve absolutamente para nada.

P. Todo se reduce a una cuestión de percepción...

R. Si cambia nuestra percepción por medio del pensamiento, cambia por completo nuestra visión de la realidad. Y, como consecuencia, también cambia nuestra actitud, nuestro comportamiento y nuestra manera de relacionarnos con los demás y con el entorno del que todos formamos parte. Así, es imposible que cambie nuestra conducta si no cambiamos primero nuestra manera de pensar y nuestras creencias. Aunque muchos siguen aferrándose a su zona de comodidad, donde se encuentran sus viejos hábitos, algo se está cociendo lentamente en nuestra sociedad. La pregunta que uno debe hacerse es: ¿todavía no he cambiado de paradigma?

P. ¿A qué se refiere?

R. Ahora mismo, el gran reto que exige el mundo es que la humanidad cambie de paradigma, es decir, que cambie nuestra manera de ver y de interactuar con la realidad, aprendiendo a diseñar el futuro en consonancia con nuestros verdaderos valores y necesidades humanas. No podemos seguir funcionando desde nuestro egoísmo y egocentrismo. Es hora de funcionar desde el "nosotros", desde la cooperación y el altruismo, a partir de lo que podemos crear verdadero sentido a nuestra existencia.

P. Sin embargo, la crisis parece haber acentuado el miedo, la negatividad y la lucha por la supervivencia...

R. Puede ser. Pero, ¿de qué sirve temer algo que todavía no ha sucedido? ¿Qué beneficios me comporta ser negativo? Toda la energía que no destinamos a construir nos destruye. Por eso ir en contra de algo no tiene ninguna utilidad. Lo que funciona es el diseño y la creación de alternativas útiles y eficaces orientadas a la resolución de conflictos y problemas. Y no hay nada que genere mayor creatividad que ver las cosas tal como son en vez de como nos gustaría que fueran. Sin embargo, la mayoría de la población no es dueña de sí misma, de sus pensamientos, de su perspectiva. Y el cansancio derivado de su impotencia les esclaviza a reaccionar impulsiva y negativamente por pura inercia, perdiendo oportunidades para crear bienestar y valor añadido.

P. ¿Y qué ocurre dentro de las empresas?

R. Lo mismo que fuera de ellas. La gente se niega a aprender de las cosas que le va sucediendo en la vida, con lo que sigue estancada, lo que le impide crecer y mejorar. Y esto es extrapolable a las empresas. La insatisfacción de los colaboradores es sólo un indicador de que hace tiempo que las cosas tendrían que haber cambiado. Pero hasta que no cambie la mentalidad de las personas, todo permanecerá igual. Es una ley eterna e inquebrantable.

P. ¿En qué consisten sus seminarios para empresarios?

R. Simplemente dedicamos tiempo y espacio para aprender a pensar de forma consciente, lo cual es una cuestión de compromiso y entrenamiento. El objetivo es reprogramar nuestra mente con información basada en la sabiduría. Sólo así es posible cambiar nuestro sistema de creencias y, en consecuencia, empezar a interpretar la realidad de forma menos egocéntrica y mucho más objetiva, potenciando nuestro bienestar emocional y nuestro talento para la innovación y la creatividad.

P. ¿Y cómo se consigue?

R. Con esfuerzo y disciplina. De lo que se trata es de fomentar que el acto de pensar sea voluntario, consciente y sostenido, enfocándonos en todo aquello que sea positivo, creativo y constructivo. En el fondo, nadie quiere pensar de otra manera, pero se resignan por falta de competencia. Las personas más inteligentes que he conocido juegan con su pensamiento, pues son conscientes de su increíble potencial creador. Lo que usted crea es el resultado de lo usted que cree. Piense en ello. -

Fuente: Diario el País

http://www.coachingparalaexcelencia.com/contacto.html

En muchas formaciones utilizo el dibujo para expresar el autoconcepto que tenemos de nosotros mismos y el desarrollo de nuestra creatividad, es sorprendente como la primera reacción de un alto porcentaje de gente es:

Yo dibujo muy mal, esto es muy complicado, hace mucho que no dibujo, vale yo hago el dibujo pero no me hagas enseñarlo, que vergüenza, que pensaran de mi, me quéde en blanco completamente, no sé que dibujar...

Quiero compartir con todos vosotros esta historia para que cada uno saque sus propias conclusiones

"La mente es como un paracaídas, sólo funciona cuando se abre"

Abrir la mente requiere suspender tu voz del juicio, apagar el hábito de juzgar basado en las experiencias del pasado, abrir un nuevo espacio de indagación y asombro.

Vamos a explicar las 15 actitudes para fomentar un buen liderazgo generativo:

1. Abraza al cambio vs. Teme al cambio

Como aseguraba recientemente José Antonio Marina, la flexibilidad es una de las cualidades que más buscan actualmente las empresas. Algo que muy poca gente consigue, pero que es vital para triunfar.

2. Desea que los otros triunfen vs. Esperar secretamente que los demás fracasen

La competitividad mal entendida ha conducido al "sálvese quien pueda", en una organización, si quieres tener éxito, debes de garantizar que los demás también lo alcancen. Todos remamos en la misma dirección.

3. Transmite alegría vs. Transmite furia

Nuestra actitud es contagiosa al igual que nuestras emociones, por lo que si queremos tener contentos a nuestros compañeros, superiores y subordinados, debemos empezar por nosotros mismos. Da ejemplo.

4. Acepta la responsabilidad por tus cambios vs. Culpa a los demás

La confianza que los demás depositan en nosotros deriva de la actitud que mantenemos hacia ellos. Si sólo nos colgamos medallas cuando algo sale bien pero somos incapaces de aceptar nuestros errores, tarde o temprano estaremos solos con las dificultades que puedan surgir. No quedara nadie que dé la cara por nosotros ante las equivocaciones que con total seguridad cometeremos.

5. Discute ideas vs. Habla sobre la gente

Las ideas pueden cambiar, pero la gente raramente suele hacerlo. En lugar de quejarnos del comportamiento de los que nos rodean, resulta preferible centrar nuestro esfuerzo en implantar nuevas ideas que permitan a la organización superarse cada día.

6. Comparte datos e información vs. Oculta datos e información

La información es poder. Por eso, tendemos a callarnos todo aquello que sentimos que resulta valioso y que los demás no conocen. sin embargo tenemos que considerar que se trata de una visión cortoplacista y profundamente egoísta.

7. Da a la gente todo el crédito por sus victorias vs. Se lleva todo el mérito de los demás

Saber trabajar en equipo es esencial en el mundo laboral, y ello implica que todos tienen su parte de responsabilidad, tanto para lo malo como para lo bueno. Si reconocemos los méritos de nuestros compañeros, tarde o temprano, recibiremos su apoyo y compromiso.

8. Plantea metas y planes de vida vs. No ponerse metas

¿Hacia dónde te encaminas? Si no lo sabes, difícilmente podrás convencer a nadie a que haga el viaje contigo. Planea tu día, tu mes, la temporada y tus próximos años, y averigua qué necesitas para alcanzar cada una de las metas.

9. Mantén un diario vs. Dice que mantiene un diario pero no lo hace

Apuntar nuestros planes por escrito nos permite llevar un control pormenorizado de nuestras necesidades, citas o deseos. Mucha gente asegura apuntarlo todo, pero no es así. No tiene por que ser un diario, sino una agenda electrónica o un archivo de texto puede servir a tal efecto.

10. Opera desde una perspectiva transformacional vs. Opera desde una perspectiva transaccional

Aunque en nuestros trabajos se nos exijan resultados cuantitativos, los grandes líderes son aquellos que crean un grupo y explotan las  mejores cualidades de cada uno de sus miembros. Lo importante no es la próxima venta, ni el próximo resultado, sino preguntarse día tras día qué se puede hacer para mejorar el rendimiento del grupo. Lo demás vendrá rodado.

11. Aprende continuamente vs. Improvisa todo el rato

Es imposible que lo sepamos todo. Ante tal certeza, caben dos posibilidades, que estemos abiertos al cambio y a la mejora, y que nos preocupemos por conseguir toda la información posible, o simplemente dejarnos mecer por la marea y no tener en cuenta ningún imprevisto

12. Elogia a los demás vs. Critica a los demás

Un piropo a tiempo hará feliz al compañero que lo reciba, mejorará su ánimo y su productividad. Aunque siempre haya aspectos que corregir, la critica continua y no equilibrada con elogios, sólo menoscaba la moral del que la recibe.

13. Perdona a los demás vs. Les guarda rencor

Todos cometemos errores, incluso tú. Una equivocación es la oportunidad para cambiar un comportamiento inadecuado, no la justificación para atacar a aquel que la ha cometido.

14. Mantén una lista de cosas "por SER" vs. No sabe qué quiere SER

Los niños saben muy bien lo que quieren SER de mayores. Sin embargo, los adultos no lo tienen tan claro, ¿Quieres llegar a directivo? ¿Quieres cambiar de trabajo? Saber qué queremos SER es mucho más importante que conocer qué queremos tener.

15. Ten gratitud vs. No aprecia a los demás y al mundo que le rodea

La gratitud es la llave definitiva para tener éxito en tu vida y tu trabajo. Por esa razón es de vital importancia que demos las gracias a todos aquellos que nos han puesto en el lugar en el que estamos. No debemos dar nada por hecho, sólo nuestro esfuerzo y la colaboración de los demás nos puede llevar lejos.

Repasa estas 15 actitudes y observa en cual de ellas debes de mejorar y trabajar.

Si deseas mejorar tus Habilidades te recomendamos nuestra Próxima formación

 

Informate sin comprosimo en: http://www.coachingparalaexcelencia.com/contacto.html

 

 

Hoy en día parece casi innecesario apuntar que los deportistas deberán poner tanta energía física como mental en la preparación de la competición, de ello depende la mayor parte de sus resultados al más alto nivel.

Podemos definir la actuación de un deportista de Elite mediante esta sencilla formula:

ACTUACIÓN= PREPARACIÓN FÍSICA + HABILIDAD TÉCNICA + PREPARACIÓN MENTAL

Contacto

Avenida Diagonal 511, 08029 Barcelona (Spain)

  • Móvil: +34 660 30 44 43